#1 SI NO ES DIVERTIDO, NO FUNCIONA: Nuestro cerebro libera dopamina cuando está “feliz” y “entretenido”, al liberar dopamina (neurotransmisor que participa en la concreción de los procesos de aprendizaje y la memoria) nuestro cerebro almacena y materializa nuevos contenidos. Si te aburrís en clase, si utilizas aplicaciones que apelan a la repetición, nuestro cerebro va a buscar generar dopamina con otras actividades y estímulos, generando que te distraigas y no aprendas. 

#2 USÁ LENGUAJE DE LA VIDA COTIDIANA: Utilizar frases y palabras que puedas aplicar a tu vida normal, es clave. La mayoría de los cursos utiliza frases estereotipadas como “The cat is under the table”, por ejemplo, y nuestra pregunta es… ¿Cuántas veces utilizarás esta frase? Probablemente ninguna. 
Lo ideal es encarar un curso utilizando vocabulario de la vida cotidiana y simulando situaciones de la misma, como un viaje, pedir comida en un restaurante, tener una entrevista de trabajo, etc.

#3 PERDÉ EL MIEDO AL ERROR: Aquellas cosas en las que nos equivoquemos, son las que más vamos a recordar cuando las modifiquemos. Para aprender un nuevo idioma, la clave es lanzarse y hablar lo máximo posible. Al fin y al cabo, no es nuestro idioma nativo así que es lo más normal cometer errores. La clave es identificarlos y aprender de ellos. 
#NeoneTip: Practicar al máximo el idioma en el que te estás especializando y disfruta la experiencia.

#NeoneTip: Practicar al máximo el idioma en el que te estás especializando y disfruta la experiencia.

Para más información: www.institutoneone.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat